Mediación

____

¿Hay Otra forma de resolver los conflictos Jurídicos fuera de los Tribunales? Sí, la hay y es muy efectiva.


Desde mediados de los años 70, se viene desarrollando una nueva forma de resolver los conflictos jurídicos de toda índole, es la Mediación, “Solución alternativa de resolución de disputas”. Es pues una vía alternativa y efectiva frente al uso de la Jurisdicción.

Este nuevo sistema persigue que sean las partes las que por si mismas sean capaces de resolver un conflicto, mediante la intervención de un tercero “el Mediador”, que servirá de catalizador y que mediante su intervención imparcial consigue facilitar la comunicación entre ellos.

Si las partes por sí mismas son capaces de alcanzar acuerdos, aunque sean parciales, estos serán más duraderos y satisfactorios e instaurarán una nueva forma de resolver las disputas futuras, al mismo tiempo que se conseguirá un cumplimiento más sencillo de los acuerdos, al estar estos fundamentados en la comprensión de las posiciones e intereses del otro, y en la apertura de la comunicación perdida.

Suave con las personas, duro con el problema.

La recuperación de la comunicación en todos los conflictos de familia es fundamental, las partes viven ancladas en el pasado, en el rencor y reproche de los acontecimientos que sucedieron, lo que comporta que tengan una percepción errónea del presente, que les lleva a la disputa.

El primer objetivo del mediador es restaurar la comunicación perdida, el segundo la ruptura del anclaje que las partes tienen a los acontecimientos pasados que les han llevado a la situación actual, y la tercera generar reflexión entre las personas mediadas con el objetivo de desvelar sus intereses actuales basados en sus posiciones inamovibles. Gracias a ello se conseguirá que miren hacia el futuro, generando reflexión sobre como podrán desarrollarse sus relaciones dentro de 1 dos o 5 años y como estas afectarán a los terceros que no participan directamente en la mediación pero que están incursos ineludiblemente en el ojo del huracán del conflicto.

La “Mediación” se caracteriza por:

• Imparcialidad y neutralidad del Mediador.
• Compromiso de sometimiento a confidencialidad y secreto de todos los intervinientes.
• Sometimiento voluntario a la misma.
• Posibilidad de ruptura de la mediación en cualquier momento sin efecto negativo alguno.

Claro ejemplo son las situaciones de separación y divorcio, normalmente con menores afectados, donde la mediación puede ayudar muy satisfactoriamente a la resolución de los problemas habituales de Guarda y Custodia, Régimen de Visitas o fijación de alimentos. La canalización del mediador en estos conflictos debe de dirigirse a conseguir la comprensión mutua de las necesidades de ambas partes y de los menores que serán afectados por los acuerdos adoptados.

Otro ejemplo son las situaciones de división y partición de herencia, donde los conflictos familiares anteriores marcan la posición de las partes de tal forma que llevan a un callejón sin salida que obliga a dirigirse a la División de la Herencia Judicial.

Las técnicas que se emplean por parte del Mediador para generar esa nueva visión de la realidad y la implicación futura de los acuerdos, junto con el establecimiento de nuevas vías de comunicación entre las partes pueden conseguir convenios muy duraderos y la comprensión de que una nueva vía para resolver los conflictos es posible.

Serán las partes las que con su esfuerzo lo habrán conseguido, sin la necesidad de que un tercero, que sólo aplica la ley y sin un tratamiento personal de lo que subyace en los problemas personales, les ponga de acuerdo por la fuerza, una solución que en cualquier caso no cumplirá plenamente con las expectativas de ninguna de las partes.


Mediación

Mediación

Mediación

Mediación

Derecho de Familia

Derecho de Familia

Derecho de Familia

Derecho Penal

más información ›

Derecho Penal

Derecho Penal

Derecho Penal

Derecho Penal

más información ›

Adm. de Fincas

Adm. de Fincas

Adm. de Fincas

Adm. de Fincas

más información ›